Por ser tan magnífica persona, tan buen amigo, tan amante de la Virgen y tan buen seguidor de Jesucristo que te llamó el día de la Misericordia, te recordamos con mucho cariño. Descansa en paz.


Entzun, Jainko ona, nire otoitza!
Larri daukat bihotza.
Arnasa dut joana,
nire maitearen arnasarekin batera.
Zeu zaitut orain  estualdian babesleku,
ilunaldian altzo goxo,
heriotzaren ertzetan bizi-iturri.
Zurekin bat eginik bizi nahi nuke betiko,
hain maite izan dudanarekin batera.
Besoak eta bihotza zabalik hartzen gaituzu,
mundura etortzean,
gure eguneroko ibilbidean
eta hemendik ateratzean:
horixe da gure itxaropena.
Eskerrik asko, Jauna!

Ante Ti, Señor  y fuente de la vida,
recordamos con cariño a FLORENCIO
que nos fue familiar y persona cercana.
Que nada de los esfuerzos de su vida se  pierda.
Que los que seguimos en este mundo
sepamos respetar sus obras y su ejemplo.
Que siga vivo en nosotros y en nuestros corazones.
Que nos mantenga unidos en la paz y amistad.
Te damos gracias
por todo lo que a través de FLORENCIO
hemos recibido de Ti,
que vives por los siglos de los siglos. Amén.
Padre nuestro, que estás en el cielo…